El baño del bebé

El baño es un momento muy especial, de pausa, de relajación y de juego. Gracias a este ritual el bebé se familiariza con gestos de higiene, descubre su cuerpo así como muchas sensaciones nuevas (sentir el agua sobre su cuerpo y su cara, los aromas, la espuma…) Se trata de un momento que puede hacer que sea muy especial y relajante, por eso te damos los siguientes consejos:

¿Con qué frecuencia bañar al bebé?

Podemos bañar al bebé todos los días, sobre todo si disfruta especialmente de ese momento o si por el contrario hace mucho calor, esto favorecerá la relajación y preparará un buen descanso. Así mismo, si el bebé no parece apreciar los placeres del baño, una frecuencia de 2 o 3 veces por semana puede ser suficiente. Déjate guiar por tus sensaciones y tu buen juicio para adaptar vuestras rutinas. Una vez que sabemos lo especial que es el momento del baño hay que dar más calidad que cantidad, debemos disfrutar de hacerlo disfrutar.

No obstante, en cuanto a la limpieza diaria, hay que tener una especial atención con las manos y la carita del bebé después de cada comida así como su culete, después de cada cambio.

La bañera y los accesorios de baño

Es conveniente elegir un material adaptado a la morfología de su bebé y a su nivel de desarrollo (asiento, hamaca, bañeras específicas para bebés…). Además puedes entretener a tu bebé con juguetes adaptados al baño infantil, que siempre aconsejamos secar después de utilizar. También te recomendamos que te hagas con un buen termómetro para controlar la temperatura del agua, importante que sea muy resistente, se convertirá en un juguete más.

Prepara todo lo que necesites, termómetro, producto limpiador, toalla, ropa y colócala cerca de ti y de tu bebé, de esta manera siempre podrás tener una mano cerca de tu bebé. Es fundamental conservar siempre contacto visual para ver y descubrir sus necesidades en estos maravillosos momentos.

La temperatura adecuada del agua y del cuarto de baño

La temperatura del cuarto de aseo debe estar siempre entre 22 et 25°C y la temperatura del agua bede ser de 37º. Mezcla un poco el agua para obtener una temperatura homogénea y compruébalo con un termómetro o bien metiendo el codo en el agua.

¿Cómo dar el baño?

Comunícate con el bebé, explicándole lo que vas a hacer e invitándolo a que se relaje con tu voz y tus caricias, intentando hacer que disfrute este momento. Os dejamos unos consejos:

1- Si el bébé no sabe asearse o si no tienes una hamaquita de baño sujeta al bebé en el agua apoyando su nuca y su cabecita en vuestro antebrazo. Así tendrás libre la otra mano para enjabonarlo dulce y cómodamente.

2- Pon un poco de gel de cuerpo y cabello Babybio en la palma de tu mano y comienza a enjabonar su pelo aclarando después con agua.

3- Continúa con su cara y el resto de su cuerpo, repitiendo la operación yendo de las zonas más limpias a las menos limpias. No te olvides de ir aclarando al bebé con el agua templada.

4- Para sacar al bebé del agua, repite la operación que has realizado para meterlo en ella, sujetándolo firme y dulcemente con las dos manos.

5- Al salir del baño, incorpóralo en la cama o en el cambiador, bien envuelto en una toalla esponjosa y en un lugar previamente calefactado.

6- Seca tu bebé comenzando por la cabeza e insistiendo sobre los pliegues de su culete, de sus axiles y entre los deditos.

7- Llega el momento de tapar al bebe con una gasita para que no se enfríe  y comenzar a vestirle

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies