Higiene del bebé

La higiene del bebé es un momento mágico e íntimo. Antes de comenzar el proceso, cuéntale en voz baja lo que vas a hacer y no dudes en comunicarte con cualquier tipo de expresión para que el bebé reciba este momento de forma divertida.

Cuidado de los ojos

Se recomienda una higiene diaria de los ojos de los más pequeños.

Con una compresa empapada en suero fisiológico (una para cada ojo), limpia desde el interior del rabillo del ojo hacia el exterior una sola vez, sin repeticiones.

Cuidado del oído

En una gasita pon un poco de gel limpiador Babybio y limpia todo la parte externa de la oreja y después toda la parte posterior de la misma. Enjuaga bien las orejas del bebé y luego usa una pequeña toalla suave o gasita para secarlas. Evita el uso de algodones y concéntrate en la entrada del conducto auditivo, pero solo en la parte más externa. 

Cuidado de la nariz

Es recomendable limpiar la nariz del bebé a diario y comunicárselo en voz baja antes de comenzar todo el proceso para que el bebé acoja este momento de la mejor forma posible.

Te aconsejamos estas 2 formas de higiene nasal para los más pequeños:

– Cápsulas de suero fisiológico: coloca al bebé boca arriba, con la cabeza a un lado  e introduzca un par de gotas en una fosa nasal y luego repita la operación para el otro lado. Para terminar, seca la nariz del peque con una gasita o una toalla pequeña.

– Bastoncillos pequeños con suero fisiológico: gira suavemente un bastoncillo en una fosa nasal y luego repita la operación con un nuevo bastoncillo en la otra fosa nasal.

Es aconsejable la aplicación de crema hidratante después de la higiene en la nariz para la hidratación de la piel de la misma.

Cuidado del cabello

Se recomienda cepillar el cabello del bebé para prevenir la formación de pequeños nudos. El lavado del cabello se puede realizar durante la hora del baño, aproximadamente 2 o 3 veces por semana. 

Higiene de la cara

Impregna una pequeña toalla o gasita con agua limpiadora de cara y cuerpo Babybio y luego pásala suavemente por la cara del bebé, comenzando por la frente, las sienes, luego las mejillas, la parte externa de la nariz y finalmente la barbilla y la boca. Para disfrutar de estos momentos con el bebé, te aconsejamos que prepares todo lo necesario con anticipación y lo coloques al alcance de tu mano durante todo el proceso de baño y/o higiene.

Higiene del cuerpo

Coloca al bebé boca arriba en el cambiador.  Empapa una pequeña zona de una toalla con agua limpiadora de Babybio y comienza a pasar esta toalla por la parte superior del cuerpo (mano, brazo, pecho), sin olvidar los pliegues del cuello y debajo de los brazos.

Una vez finalizada esta parte, tapa la parte superior del bebé con otra toalla precalentada previamente. Coge de nuevo la toalla impregnada con el agua limpiadora y pásala por la parte inferior (piernas y pies), prestando especial atención a los pequeños pliegues.

Por último, coloca al bebé boca abajo y pasa la toalla impregnada de agua limpiadora por la espalda y luego por las piernas.

Limpieza del ombligo

Limpia el ombligo del bebé con agua tibia y jabón, por ejemplo con el gel limpiador de Babybio, y luego enjuaga y seca bien la zona. 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies